Reaccionar al propio dolor

   

Escribí en mi libro ¡Es Urgente Reeducar! (2016): Hoy, más que nunca, con el progreso de la tecnología en las áreas de la comunicación (teléfono celular, Internet, etc.), incluso un enfermo puede animar a alguien que sufre, aunque esté a miles de kilómetros de distancia. En la actualidad, la posibilidad de ayudar se encuentra al alcance de todos. Por eso, que no se pierda el buen ideal, porque es determinante en cualquier edad. Usted decide si es viejo o joven, por muy duras que sean las condiciones en las que se encuentre, temporal o permanentemente. En mi larga vida dedicada a las causas espirituales y sociales de la Religión del Tercer Milenio y de la Legión de la Buena Voluntad (LBV), he sido testigo de ejemplos inigualables provenientes de personas que, en virtud de un lamentable estado de salud, podrían considerarse sin obligación de brindar ayuda a otras personas que también necesitaban atención, aunque fuera con una palabra. Y muchas —sorprendentemente auxiliadas por quien de nada se podría esperar, en la opinión humana, por padecer males tormentosos— lograron reaccionar a su proprio dolor, encontrando tantas veces, después de la ayuda inesperada, razones para enfrentar sus dramas con una disposición que pensaban haber perdido hace mucho.

shutterstock

Fraternalmente aconsejo: quien quiera disminuir su dolor ayude a los que sufren.

José de Paiva Netto, Director Presidente de la Legión de la Buena Voluntad (LBV), es escritor, periodista, conductor de radio, compositor y poeta brasileño. Además, es miembro efectivo de la Asociación Brasileña de Prensa (ABI, siglas en portugués) y de la Asociación Brasileña de Prensa Internacional (ABI-Inter, siglas en portugués). Afiliado a la Federación Nacional de los Periodistas (FENAJ, siglas en portugués), a la International Federation of Journalists (IFJ), al Sindicato de Periodistas Profesionales del Estado de Rio de Janeiro, al Sindicato de Escritores de Rio de Janeiro, al Sindicato de los Profesionales de Radio de Rio de Janeiro y a la Unión Brasileña de Compositores (UBC). Integra también la Academia de Letras de Brasil Central. Es un autor de referencia internacional en la defensa de los derechos humanos y en la conceptualización de las causas de la Ciudadanía y de la Espiritualidad Ecuménicas, que, según él, constituyen “la cuna de los más generosos valores que nacen del Alma, la morada de las emociones y del raciocinio iluminado por la intuición, el ambiente que abarca todo lo que trasciende el campo común de la materia y proviene de la sensibilidad humana sublimada, como ejemplo de la Verdad, de la Justicia, de la Misericordia, de la Ética, de la Honestidad, de la Generosidad, del Amor Fraterno”.