Cremación, prudencia y Caridad

Arquivo BV

Emmanuel

Reprodução BV

Chico Xavier

Sin el Alma, el cuerpo es el cadáver. Pero, esta afirmación mía no quiere decir que los restos mortales, por lo menos en los primeros tiempos de la muerte, no sean instrumentos de conducción de sensibilidades al Ser Espiritual, por medio del periespíritu. Para facilitar el entendimiento de esta enseñanza, vamos a dar la palabra al Espíritu Emmanuel, cuando nos habla sobre el delicado tema de la cremación de cuerpos difuntos. Él responde a la pregunta 151, que se constata en el libro El Consolador, mediante la psicografía de Chico Xavier (1910-2002): “151.— ¿El espíritu desencarnado puede sufrir con la cremación de los elementos cadavéricos? R: En la cremación, se hace necesario ejercer la piedad con los cadáveres, postergando por más horas el acto de destrucción de las vísceras materiales, pues, de cierto modo, existen siempre muchos ecos de sensibilidad entre el Espíritu desencarnado y el cuerpo donde se extinguió el ‘tonos vital’, en las primeras horas siguientes al desenlace, debido a los fluidos orgánicos que aún solicitan el alma para las sensaciones de la existencia material”.

shutterstock

En su famosa entrevista para el programa Pinga-Fogo, de la antigua TV Tupi, en la ciudad de São Paulo, Brasil, Chico Xavier, al atender a la pregunta de una telespectadora, destacó lo que Emmanuel aconseja: “El tiempo de expectativa debe ser no menor que 72 horas, en una cámara fría para nuestro vehículo carnal, cuando nos separamos de él, en el caso que optemos por la cremación”.

Dr. Bezerra de Menezes 

Presento también al análisis de Ustedes, algunas consideraciones de los nobles amigos Indio Flexa Dourada y Dr. Bezerra de Menezes (1831-1900), ilustre político y caritativo médico del siglo XIX. Se trata de comunicaciones espirituales por intermedio del Sensitivo Chico Periotto, Cristiano del Nuevo Mandamiento de Jesús. Sus consideraciones merecen una dedicada atención.

Dice Flexa Dourada: “Sobre la instrucción de Emmanuel de que solo se debería cremar cuerpos después de 72 horas, y mire ¿eh? esto serían buenas condiciones para un Espíritu completamente [en vida] desapegado de la carne. Lo mejor es enterrar el cuerpo de la persona que desencarnó. Va debajo de la tierra aquello que viene de la tierra. Esto es una ley de la Naturaleza”.

Y refuerza el Dr. Bezerra: “Divulguen siempre que la cremación no es vista con buenos ojos en el Mundo Espiritual. Aun cuando el Espíritu ya dejó totalmente el vaso físico, los recuerdos quedan registrados en la memoria espiritual. Dejemos a la Tierra consumir aquello que ella trajo sin agresiones. Todo lo que radicalice, todo lo que afronte la vestidura humana, interfiere en el equilibrio espiritual. Tratemos bien a nuestro vaso corpóreo. Hagamos de él la morada de Dios. (...) Imaginen el accidente de un camión en alta velocidad, chocando contra una muralla. Algunas veces, la cremación es peor que eso”.

shutterstock

Para evitar padecimientos crueles

Mis Hermanas y mis Hermanos, el deber de Caridad nos impulsa a traer para su reflexión estas advertencias.

Alguien puede naturalmente argumentar que no cree en nada de esto. Y la Fraternidad, que debe ser la bandera del diálogo, nos lleva a respetar la creencia de cada uno. Pero, ¿y si estuviéramos hablando de una realidad? ¡Hay tanto aún por conocer mejor! Cada día la propia Ciencia descubre hechos nuevos o corrige teorías antes innegociables...

En nombre del Amor que tributamos a nuestros seres queridos, no cuesta nada repensar un poco el tema y así evitar padecimientos crueles a ellos, después que hicieron su pasaje a la Otra Vida.

 

José de Paiva Netto, Director Presidente de la Legión de la Buena Voluntad (LBV), es escritor, periodista, conductor de radio, compositor y poeta brasileño. Además, es miembro efectivo de la Asociación Brasileña de Prensa (ABI, siglas en portugués) y de la Asociación Brasileña de Prensa Internacional (ABI-Inter, siglas en portugués). Afiliado a la Federación Nacional de los Periodistas (FENAJ, siglas en portugués), a la International Federation of Journalists (IFJ), al Sindicato de Periodistas Profesionales del Estado de Rio de Janeiro, al Sindicato de Escritores de Rio de Janeiro, al Sindicato de los Profesionales de Radio de Rio de Janeiro y a la Unión Brasileña de Compositores (UBC). Integra también la Academia de Letras de Brasil Central. Es un autor de referencia internacional en la defensa de los derechos humanos y en la conceptualización de las causas de la Ciudadanía y de la Espiritualidad Ecuménicas, que, según él, constituyen “la cuna de los más generosos valores que nacen del Alma, la morada de las emociones y del raciocinio iluminado por la intuición, el ambiente que abarca todo lo que trasciende el campo común de la materia y proviene de la sensibilidad humana sublimada, como ejemplo de la Verdad, de la Justicia, de la Misericordia, de la Ética, de la Honestidad, de la Generosidad, del Amor Fraterno”.