La fuerza de la oración

Constantemente me llegan cartas, mensajes, recados de aquellos que enfrentan grandes padecimientos. Son madres cuyos hijos murieron, padres luchando por apartar del vicio a seres queridos, jóvenes en la búsqueda de un rumbo correcto, personas debilitadas por un mal incurable, ancianos abandonados por quienes deberían ampararlos en la vida; y también existe el problema de la “soledad acompañada”. Tal vez sea uno de los factores por los cuales algunas personas hoy se expongan tanto a pesar de toda la proclamación de éxito que se les hace, diciendo: “— ¡Hola, estoy aquí! ¡También tengo corazón!”

Una señora, a quien llamaré Doña Rosalina, es una de esas personas sufridas que ansían, al menos, una palabra de consuelo. No entraré en la particularidad de su

caso. Pero puedo revelar una pequeña sugerencia que le hice y que, según me relata, le ha servido de apoyo.

Reprodução BV

San Benito

Me valí de mi propia experiencia. En los momentos de dificultad, cuando parece que no hay salidas para ciertas cuestiones, recurro a la oración y encuentro fuerzas para el trabajo. Y no me he arrepentido, de seguir el lema del venerable San Benito (480-547): “Ora et labora”.

Reprodução BV

Geraldo de Aquino

Le pasé entonces una oración que, por primera vez, oí del inolvidable minero de Santos Dumont, Geraldo de Aquino (1912-1984), y espero que le sirva a quien me honra con su atención, si, en la lucha diaria, estuviera atravesando pruebas que, a veces, no puede revelar al mejor amigo o a la más sincera confidente. Nadie, religioso o ateo, se encuentra libre de eso.

Esa oración, desde su nombre, invoca un sentido que todos necesitamos: Caridad (Charitas, en latín), la que perfecciona las relaciones de los que buscan ver en el semejante algo más que una bolsa de carne o una fuente inagotable de exploración. La Caridad no es cautiva de la acepción restringidísima a que algunos la quieren condenar. Se trata de la más elevada política. Ilumina el Espíritu del ciudadano. Ella enardece el coraje de las personas. ¿Por qué perder la esperanza? La primera víctima de la desesperación es el desesperado.

Oración de Caritas

shutterstock

Dios, nuestro Padre,/ que eres todo Poder y Bondad,/ da fuerzas a aquellos/ que pasan por una prueba,/ da luz a aquellos/ que buscan la Verdad,/ pon en el corazón del hombre/ la compasión y la Caridad./ ¡Dios!/ Da al viajero la estrella guía,/ al afligido, el consuelo,/ al enfermo, la cura./ Induce al culpable al arrepentimiento./ Da al Espíritu, la verdad,/ al niño, la guía,/ al huérfano, el padre./ ¡Señor! Que Tu Bondad/ se extienda sobre todo lo que creaste./ Piedad, Señor,/ para aquellos que no Te conocen,/ esperanza para aquellos que sufren./ Que Tu Bondad permita/ que los Espíritus consoladores/ derramen por todas partes ¡la Paz, la Esperanza, la Fe!/ ¡Oh! ¡Dios!/ Un rayo, una chispa de Tu Amor/ puede iluminar la Tierra,/ déjanos beber en las fuentes/ de esa Bondad fecunda e infinita./ Y todas las lágrimas se secarán,/ todos los dolores se calmarán./ Un solo corazón, un solo pensamiento subirá hasta Ti,/ como un grito de reconocimiento y de amor./ Como Moisés sobre la montaña,/ nosotros Te esperamos con los brazos abiertos,/ ¡Oh! Bondad,/ ¡Oh! Belleza,/ ¡Oh! Perfección./ Nosotros queremos, de alguna manera,/ merecer Tu misericordia./ ¡Dios!/ Danos fuerza,/ ayuda a nuestro progreso/ con el fin de elevarnos hasta Ti;/ danos la caridad pura y la humildad;/ danos la fe y la razón;/ danos la sencillez,/ que hará de nuestras almas/ el espejo donde se reflejará/ Tu Divina Imagen.

Con la palabra, un Nobel de Medicina y Fisiología.

Reprodução BV

Alexis Carrel

El Dr. Alexis Carrel (1873-1944), Premio Nobel de Medicina y Fisiología (1912) y famoso autor de El hombre, ese desconocido escribió con respecto al asunto que alienta las almas:

Reprodução BV

Emerson

“La oración es (...) la forma de energía más poderosa que el hombre es capaz de generar. Se trata de una fuerza tan real como la gravedad terrestre. En mi calidad de médico he visto enfermos que después de haber intentado otros medios terapéuticos, sin resultado, lograron liberarse de la melancolía y de la enfermedad, mediante el sereno esfuerzo de la Oración. Pues es ésta, en el mundo, la única fuerza que parece capaz de superar las llamadas ‘leyes de la Naturaleza’. Existen muchas personas que se limitan a ver en la Oración (...) un refugio para los tímidos, o un mero pedido infantil movido por el deseo de cosas materiales. Concebirla en estos términos es menospreciarla erróneamente. (...) Dijo Emerson (1803-1882) ‘Nadie jamás oró sin que haya aprendido algo’. (...) El más profundo manantial de energía y perfección que se encuentra a nuestro alcance ha sido miserablemente abandonado. (...) Si la fuerza de la Oración fuera puesta en acción en la vida de hombres y mujeres; si el Espíritu proclamara sus designios claramente, invictamente, habría confianza entonces en que no son en vano nuestras anhelos por un mundo mejor”.

Vean que no cité la opinión de ningún “místico delirante”, sino de un respetado hombre de ciencia.

Todo aquel que sufre, desde la choza al palacio, con seguridad ya tuvo la oportunidad de comprobar esa realidad.

Solo se logra la independencia del dolor con el corazón fuerte.

¿No es así, Doña Rosalina?

José de Paiva Netto, Director Presidente de la Legión de la Buena Voluntad (LBV), es escritor, periodista, conductor de radio, compositor y poeta brasileño. Además, es miembro efectivo de la Asociación Brasileña de Prensa (ABI, siglas en portugués) y de la Asociación Brasileña de Prensa Internacional (ABI-Inter, siglas en portugués). Afiliado a la Federación Nacional de los Periodistas (FENAJ, siglas en portugués), a la International Federation of Journalists (IFJ), al Sindicato de Periodistas Profesionales del Estado de Rio de Janeiro, al Sindicato de Escritores de Rio de Janeiro, al Sindicato de los Profesionales de Radio de Rio de Janeiro y a la Unión Brasileña de Compositores (UBC). Integra también la Academia de Letras de Brasil Central. Es un autor de referencia internacional en la defensa de los derechos humanos y en la conceptualización de las causas de la Ciudadanía y de la Espiritualidad Ecuménicas, que, según él, constituyen “la cuna de los más generosos valores que nacen del Alma, la morada de las emociones y del raciocinio iluminado por la intuición, el ambiente que abarca todo lo que trasciende el campo común de la materia y proviene de la sensibilidad humana sublimada, como ejemplo de la Verdad, de la Justicia, de la Misericordia, de la Ética, de la Honestidad, de la Generosidad, del Amor Fraterno”.