Los cubiertos y el Espíritu

“Buena Voluntad para cambiar los hábitos.” Este fue el tema del 8º Foro Internacional de los Soldaditos de Dios de la LBV, el sábado 26 de marzo 2011.

8º Foro Internacional de los Soldaditos de Dios de la LBV

Reproduzco fragmentos de mis palabras improvisadas, al dirigirme a ellos en la clausura del Foro:

Qué placer estar hoy con ustedes. Quiero destacar un hecho del que la mayoría ya tiene conocimiento: son los propios niños quienes dirigen este evento. Claro, con el apoyo y la experiencia de los más viejos, pero son ellos quienes seleccionan los temas y tantas actividades más que confirman la riqueza de un foro nacido y desarrollado por ellos mismos.

Ciudadanos Celestes

Shutterstock

Cambiar los hábitos. ¿Cómo? ¿Qué es fundamental? Muchas personas dejan de comer con las manos y empiezan a usar cubiertos. Cambiaron los hábitos de esas personas. Pero ¿será una reforma suficiente? ¿Qué somos nosotros? ¡Espíritu, por encima de todo Espíritu, transitoriamente cuerpo! Entonces es a partir de ahí que tenemos que razonar. Por esto, mi preocupación por hablarles tanto de la ciudadanía del Espíritu. En mi libro ¡Es urgente reeducar! abordo este tema. Porque, si no sabemos nuestro origen, todos nuestros actos podrán estar equivocados. Y van a caer en errores tras errores.

Tela: Jacques Louis David (1748-1825)

Napoleón Bonaparte

¿Qué tal si evaluamos las situaciones espiritualmente para iniciar los nuevos pasos con acierto? Con este conocimiento podemos realizar cambios como nunca sucedieron antes. Si en primer lugar somos Espíritu, nos encontramos dirigidos consecuentemente por leyes que están por encima de las más representativas construcciones jurídicas del planeta Tierra. ¡¿Por qué?! El Código Hammurabi, el Derecho Romano, la reforma del Código Civil, hecha por Napoleón Bonaparte (1769-1821), son de sumo valor. Pero, se limitan al saber terrenal. Y nosotros, antes que ciudadanos de los países, somos Ciudadanos Celestes. Tenemos que partir del Espíritu, que es eterno. Por lo tanto, averiguar de qué modo él funciona.

Riquezas Inconmensurables

La Ciencia, o mejor, algunos científicos viven alejados de este concepto por negar la existencia de la Vida más allá de la Vida y antes de la vida material. Y, con esta conducta dogmática, ¿qué hacen? Se cierran para sí mismos la puerta de campos amplísimos. No acceden a las riquezas inconmensurables abiertas a nuestra Alma, que están allá aguardando a que seamos realmente hombres y mujeres libres, capaces de enfrentar lo establecido como infalible. Nada puede ser considerado inmutable cuando la Ciencia es el descubrimiento diario de conocimientos nuevos y mundos desconocidos.

¿Cuántas cosas anunciadas hoy como verdades inamovibles, de aquí a media hora dejarán de serlo? ¿Quién dijo que ustedes, niños, no entienden esto? Estoy hablando para sus Espíritus, a veces más viejos que los de los adultos, personas también de valor inestimable. Por esto me intereso en hablar con el Alma de ustedes. Entonces, si somos, por encima de todo, Seres Eternos, tenemos que partir del principio de que el gobierno de la Tierra empieza en el Cielo.

Volveré a este asunto.

José de Paiva Netto, Director Presidente de la Legión de la Buena Voluntad (LBV), es escritor, periodista, conductor de radio, compositor y poeta brasileño. Además, es miembro efectivo de la Asociación Brasileña de Prensa (ABI, siglas en portugués) y de la Asociación Brasileña de Prensa Internacional (ABI-Inter, siglas en portugués). Afiliado a la Federación Nacional de los Periodistas (FENAJ, siglas en portugués), a la International Federation of Journalists (IFJ), al Sindicato de Periodistas Profesionales del Estado de Rio de Janeiro, al Sindicato de Escritores de Rio de Janeiro, al Sindicato de los Profesionales de Radio de Rio de Janeiro y a la Unión Brasileña de Compositores (UBC). Integra también la Academia de Letras de Brasil Central. Es un autor de referencia internacional en la defensa de los derechos humanos y en la conceptualización de las causas de la Ciudadanía y de la Espiritualidad Ecuménicas, que, según él, constituyen “la cuna de los más generosos valores que nacen del Alma, la morada de las emociones y del raciocinio iluminado por la intuición, el ambiente que abarca todo lo que trasciende el campo común de la materia y proviene de la sensibilidad humana sublimada, como ejemplo de la Verdad, de la Justicia, de la Misericordia, de la Ética, de la Honestidad, de la Generosidad, del Amor Fraterno”.