Dios es mi refugio

A los que también lamentan las muchas luchas diarias, consagro esta conversación con Aquel que nos puede oír, aun cuando seamos arrogantes y pretensiosos:

Vivian R. Ferreira

   

Dios es mi refugio

¡Oh Dios, que eres mi refugio!, a Ti, otra vez, elevo mi pensamiento y encuentro respuesta a mis propósitos.

Lejos de mí los agoreros de desaliento, que anuncian un Juicio Final sin remisión, cuando eres Tu — en todo — el Principio Eterno de la permanencia pujante de vida. De Ti no escucho el abismo; sino, la redención.

Creo en el Amor Universal, que conduce a la supervivencia del género humano, que es tenaz en subsistir, a pesar de las muchas celadas que encuentra en su camino.

shutterstock

Esta es mi Fe que Realiza, que vive en Paz con las demás; mi ideal ecuménico de Buena Voluntad, que se esfuerza por la confraternización de todas las naciones, por estar formadas por Tus criaturas, ¡oh Creador Único de Cielos y Tierra! Eres la Fraternidad Suprema, el abrigo de los corazones. (...) Me encontré porque me identifiqué en Tu Amor. Eres el auxilio definitivo para mi Alma.

Siento mi ser rebosante de alegría. En Tu Espíritu, me reconozco como hermano de mis hermanos en la Humanidad. En ese Edén, que es Tu Sublime Afecto, no me veo como un expatriado, abatido por las tormentas del desaliento. Por fin, me encontré, ¡oh Dios!, porque te encontré.

(...) En Tu Divino Seno, encontré refugio; en Tu Amor, mi techo seguro; en Tu regazo, descanso para el Alma.

¡Gracias te doy, Padre Magnánimo, por escucharme!

Eres integralmente Amor; por lo tanto, Caridad, Madre y Padre de la verdadera Justicia.

En Ti habita, generosamente, la genialidad que tantos ansían, pues el planeta carece de ella: Tu Majestuosa Luz, que desciende a nosotros indistintamente, aunque no nos percatemos.

shutterstock

Confiando en Tu Criterio Sobrenatural, te entrego mi destino, ¡porque mi seguridad de hijo está en Tu Sabiduría de Padre!

¡Que así sea!

De esta forma concluye la sentida oración. Nada mejor que hablar con Dios, sobre todo en las horas en que espiritualmente nos debemos fortalecer, que al final son todas. ¿Quién no sufre en este mundo o padece de la privación de algo que las satisfacciones terrenales más sofisticadas no suplen? Busquemos, en la Fe, la Esperanza que necesitamos para nuestro sustento físico, mental y espiritual. ¿Qué Fe? Elija la suya.

Al terminar mi oración, sentía en mí el aliento de la clemencia de nuestro Amabilísimo Educador.

Reprodução BV

Alexis Carrel

El notable científico francés Alexis Carrel (1873-1944), Premio Nobel de Fisiología o Medicina (1912), después de un exhaustivo estudio, definió: “La oración verdadera es un camino de la vida; la vida verdadera debe ser un medio de oración”.

Tiene razón el sabio Carrel. Cualquier liberación — que no haga del ser humano un esclavo — se inicia en la región del Espíritu. Por lo tanto, no habrá grito de Independencia definitivo si, por la indispensable educación de la mente y del corazón, se olvida, en el Tercer Milenio, que no hay nación fuerte si sus integrantes no saben lo que hacen en este mundo.

José de Paiva Netto, Director Presidente de la Legión de la Buena Voluntad (LBV), es escritor, periodista, conductor de radio, compositor y poeta brasileño. Además, es miembro efectivo de la Asociación Brasileña de Prensa (ABI, siglas en portugués) y de la Asociación Brasileña de Prensa Internacional (ABI-Inter, siglas en portugués). Afiliado a la Federación Nacional de los Periodistas (FENAJ, siglas en portugués), a la International Federation of Journalists (IFJ), al Sindicato de Periodistas Profesionales del Estado de Rio de Janeiro, al Sindicato de Escritores de Rio de Janeiro, al Sindicato de los Profesionales de Radio de Rio de Janeiro y a la Unión Brasileña de Compositores (UBC). Integra también la Academia de Letras de Brasil Central. Es un autor de referencia internacional en la defensa de los derechos humanos y en la conceptualización de las causas de la Ciudadanía y de la Espiritualidad Ecuménicas, que, según él, constituyen “la cuna de los más generosos valores que nacen del Alma, la morada de las emociones y del raciocinio iluminado por la intuición, el ambiente que abarca todo lo que trasciende el campo común de la materia y proviene de la sensibilidad humana sublimada, como ejemplo de la Verdad, de la Justicia, de la Misericordia, de la Ética, de la Honestidad, de la Generosidad, del Amor Fraterno”.