Las graves consecuencias de los distintos tipos de suicidio

Fuente: Reflexión de Buena Voluntad extraída del libro A Missão dos Setenta e o “lobo invisível” [La Misión de los Setenta y el “lobo invisible”], de junio de 2018.

Nadie está libre de las influencias espirituales inferiores, las que, incluso cuando no se revelan en un gesto tan extremo como matarse, encierran consecuencias que puede configurar un verdadero suicidio en vida.

Reprodução BV

Allan Kardec

¿Cuántas empresas, por ejemplo, se llevan a la “muerte”, es decir, a la bancarrota? ¿Cuántos matrimonios están en conflicto, arrastrando en su enojo la felicidad de los hijos? ¿Cuántos se entregan a la “muerte” por los vicios de la bebida, del cigarrillo, de las drogas, que enferman y destruyen nuestro cuerpo físico y desvirtúan el Alma? ¿Y las llagas del odio, de la violencia doméstica, del femicidio, de la pedofilia, de la efebofilia, de las violaciones...? ¿Cuántos son drásticamente afectados, arrancados del mundo por esas barbaries? ¿Y las guerras, el desmantelamiento económico de países, los conflictos étnicos de toda suerte?... ¿Y la hipnosis colectiva que, por el planeta, ciega a gobernantes y a gobernados? Todos son Espíritus en la carne; por lo tanto, completamente susceptibles de sufrir el magnetismo inferior de esos “invasores de Almas”, que aquí denominamos “lobos invisibles” o espíritus obsesores. Sin embargo, en medida aún más vigorosa, cualquier persona es capaz de convertirse en un instrumento caritativo con los cuidados de las Falanges Divinas, de las Almas Benditas. Todos somos médiums, conforme nos revela Allan Kardec (1804-1869). Y ningún poder es mayor que el de Dios.

Shutterstock

Reitero la importancia de la lectura de “El equilibrio como objetivo”, página en la que esclarezco que el mundo material no podrá evolucionar más sin el auxilio flagrante del Mundo Invisible Superior. (...)

Cómo impedir la acción de los espíritus malignos

Mis Hermanos y mis Hermanas, muchas veces ¡nuestros Ángeles Guardianes enfrentan dramas con el fin de librarnos de funestos ambientes, que acabamos atrayendo para dentro de nuestros hogares, de nuestras empresas, de nuestras iglesias, de nuestras comunidades, de nuestros países! No obstante, alguien puede decir: “pero, Hermano Paiva, yo intento, yo lucho; sin embargo, no consigo apartar esos obsesores espirituales de mi camino. En el ambiente de mi empresa, por las calles, en mi casa, en las de mis seres queridos, ellos siempre están acá, o allá, atormentándome, haciendo que mi capacidad en el trabajo sea afectada; mi felicidad, mi salud, mi paz estén en declive. Ya no tengo fuerzas...”.

shutterstock

Tiene fuerzas, ¡sí! ¿Quién le dijo que no? Aleje de sí las sugestiones de debilidad, justamnte, del aquí ultradenunciado “lobo malhechor espiritual”. Y ore por él, de manera que la oración fervorosa toque los rincones de su alma, convirtiéndolo, por la transformación del carácter, en un buen sujeto. Ruegue por el apoyo de su Ángel de la Guarda, o Espíritu Guía, o Deidad Tutelar; sea cual fuera la manera que usted denomine a esos Benefactores (aún) Invisibles.

José de Paiva Netto, Director Presidente de la Legión de la Buena Voluntad (LBV), es escritor, periodista, conductor de radio, compositor y poeta brasileño. Además, es miembro efectivo de la Asociación Brasileña de Prensa (ABI, siglas en portugués) y de la Asociación Brasileña de Prensa Internacional (ABI-Inter, siglas en portugués). Afiliado a la Federación Nacional de los Periodistas (FENAJ, siglas en portugués), a la International Federation of Journalists (IFJ), al Sindicato de Periodistas Profesionales del Estado de Rio de Janeiro, al Sindicato de Escritores de Rio de Janeiro, al Sindicato de los Profesionales de Radio de Rio de Janeiro y a la Unión Brasileña de Compositores (UBC). Integra también la Academia de Letras de Brasil Central. Es un autor de referencia internacional en la defensa de los derechos humanos y en la conceptualización de las causas de la Ciudadanía y de la Espiritualidad Ecuménicas, que, según él, constituyen “la cuna de los más generosos valores que nacen del Alma, la morada de las emociones y del raciocinio iluminado por la intuición, el ambiente que abarca todo lo que trasciende el campo común de la materia y proviene de la sensibilidad humana sublimada, como ejemplo de la Verdad, de la Justicia, de la Misericordia, de la Ética, de la Honestidad, de la Generosidad, del Amor Fraterno”.