La Profecía es la historia en la Voz de Dios

Fuente: reflexión de Buena Voluntad extraída del libro “Somos todos Profetas”, de 1991. | Actualizada en julio de 2018.

Mis Amigas y mis Hermanos, mis Hermanas y mis Amigos, especialmente en esta época de graves conflagraciones en el mundo, me gustaría compartir con todos ustedes una página de mi libro Somos todos Profetas (1991), incluida en la serie “El Apocalipsis de Jesús para los Simples de Corazón”, en la que escribo:

Muchas personas intentaron, por siglos, ridiculizar a la Sagrada Biblia y han fracasado. Debido a que ella trae en sí misma una sustancia que la inmortaliza: el Espíritu Divino, singularizado en su parte profética.

El Apocalipsis, que es de Jesús, es la coronación de la Sagrada Biblia. Debido a su importancia, muchos intentaron mantenerlo apartado de las masas, ya que un pueblo espiritualmente ignorante puede ser dominado más fácilmente.

Tela: Cristóbal García Salmerón (1603-1666)

San Juan Evangelista

El Apocalipsis revela secretos extraordinarios, velados por un notable y desafiante simbolismo. Pondrá ante nosotros el conocimiento de todas las cosas ocultas, si se analiza debidamente bajo el prisma del Amor Fraterno, nunca con odio. “Dios es Amor”, lo aprendimos con San Juan Evangelista en su Primera Epístola, 4:8 y 16. Se trata de un libro cuyo mensaje es, por lo tanto, de Amor y Justicia Divinos, pues anuncia El Regreso Glorioso del Cristo, como se lee en el versículo 7 del capítulo primero: “He aquí que viene Jesús con las nubes, y todos Lo verán, incluso los que Lo traspasaron; y todas las naciones de la Tierra harán lamentación por Él. Sí, amén”.

Reprodução BV

Albert Einstein

Muchos todavía creen que el Apocalipsis es un misterio indescifrable, cuando de hecho, en griego, Apocalipsis quiere decir Revelación, y se inicia justamente explicando a lo que vino: “Esta Revelación Dios se la dio a Jesucristo para que mostrara a Sus siervos lo que pronto tiene que suceder. Jesucristo envió a Su Ángel y se la dio a conocer a Su siervo Juan, y este da fe de todo lo que ha visto, y de la Palabra de Dios y del Testimonio de Jesucristo” (Apocalipsis, 1:1 y 2).

Repetimos que Apocalipsis en griego significa Revelación, ¿dónde, pues, está el misterio? ¿Por qué el miedo? Al contrario: por ser una Revelación de Dios para nosotros, ¡es Luz! Esto sí: para librarnos de la oscuridad, de las tinieblas, de todos los temores. No fue sin motivo que Jesús, su Coautor, afirmó: “Yo soy la Luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la Vida Eterna” (Evangelio, según San Juan, 8:12).

Tela: Sátyro Marques (1935-2019)

¡Sí! Él es la Luz que no crea sombras. Albert Einstein (1879-1955), por otra parte, definió: “Los dominios del misterio prometen las más bellas experiencias”.

José de Paiva Netto, Director Presidente de la Legión de la Buena Voluntad (LBV), es escritor, periodista, conductor de radio, compositor y poeta brasileño. Además, es miembro efectivo de la Asociación Brasileña de Prensa (ABI, siglas en portugués) y de la Asociación Brasileña de Prensa Internacional (ABI-Inter, siglas en portugués). Afiliado a la Federación Nacional de los Periodistas (FENAJ, siglas en portugués), a la International Federation of Journalists (IFJ), al Sindicato de Periodistas Profesionales del Estado de Rio de Janeiro, al Sindicato de Escritores de Rio de Janeiro, al Sindicato de los Profesionales de Radio de Rio de Janeiro y a la Unión Brasileña de Compositores (UBC). Integra también la Academia de Letras de Brasil Central. Es un autor de referencia internacional en la defensa de los derechos humanos y en la conceptualización de las causas de la Ciudadanía y de la Espiritualidad Ecuménicas, que, según él, constituyen “la cuna de los más generosos valores que nacen del Alma, la morada de las emociones y del raciocinio iluminado por la intuición, el ambiente que abarca todo lo que trasciende el campo común de la materia y proviene de la sensibilidad humana sublimada, como ejemplo de la Verdad, de la Justicia, de la Misericordia, de la Ética, de la Honestidad, de la Generosidad, del Amor Fraterno”.