El Apocalipsis y el Genoma del Universo

El Libro de la Revelación anuncia un nuevo Cielo y una nueva Tierra

En el decir de Cicerón (106-43 a.C.), las Profecías son de interés universal: “No existe pueblo, por más refinado y culto que sea, que no crea en el don que ciertas personas tienen de prever el futuro”.

Por lo tanto, se trata de un tema que no pierde vigencia, a pesar de las burlas de algunos.

Reprodução BV

Cicerón

Muchas personas aún piensan que el Apocalipsis señala el límite de la vida planetaria. Es un error.

Divulgação

George Gamow

El Génesis mosaico, primer libro de la Biblia, relata, cifradamente, el surgimiento de la Tierra. En cuanto al Cosmos, tal vez de distinta forma, siempre existió, incluso antes del Big-Bang, del ilustre George Gamow (1904-1968). O, entonces, ¿qué había anteriormente? (¿Qué tal investigar sobre el genoma*¹ del Universo?) Recurramos, ahora, al Libro de la Revelación, y comprobaremos que no anuncia el fin de la existencia humana; al contrario, el texto termina con una bendición:

“La gracia de Nuestro Señor Jesucristo sea con todos vosotros en todo y para siempre. Amén” (Apocalipsis 22: 21).

Y más: en el capítulo 21, encontramos la nueva Jerusalén, el nuevo Cielo, la nueva Tierra, después de una modificación jamás vista, provocada por la propia Humanidad, como he enfatizado exhaustivamente. No se trata de un castigo de Dios, sino de la colecta obligatoria de una siembra que fue libre.

Tela: Sátyro Marques (1935-2019)

Título da obra: O novo céu e a nova terra — A nova Jerusalém.

Los actos humanos y las consecuencias

Cuando digo que no debemos tener miedo del Apocalipsis, no estoy afirmando que aquello que hombres y pueblos sembraron no tendrá sus resultados trágicos o benéficos. ¿Quieren un ejemplo emblemático? ¡Lo que estamos haciendo con la Naturaleza! Todo esto acarreará una grave consecuencia, lo que, además, ya está sucediendo... Solo no lo ve quien no quiere... Sin embargo, la conciencia ecológica se está expandiendo en el mundo. Y eso es bueno. No podemos lanzar fuego en nuestra morada colectiva. Ni hacer de ella una casucha. ¡¿Cuál es esa casa, niños?!*² ¡La Tierra!

El aviso de científicos

Se acuerdan del aviso de distintos científicos, si no me equivoco en 1983, uno de los años más calurosos de la Historia, sobre el efecto invernadero a mediano plazo, pronto desmentido por otros que, supuestamente, estarían atendiendo los intereses de los poderosos que no quieren disminuir, por poco que sea, ¿sus lucros? Estos otros se han olvidado de que esta vez podemos perder la propia morada, la Tierra. Los hechos hoy, tienen una repercusión global, esto es, inmediata. Sin embargo parece que algunos insisten en cerrar los ojos ante tan nefastos resultados. Por esto, prefiero quedarme con la conclusión fuertemente alertadora de los primeros estudiosos citados, incluso porque los cambios desagradables se encuentran en pleno curso, causando considerable estrago, a no ser que haya enérgica y dinámica providencia de los gobiernos, forzada por sus ciudadanos, que finalmente están despertando...

Reprodução BV

San Pablo

Este despertar también forma parte de las profecías. Observemos la palabra ilustradora del Apóstol San Pablo, en su Epístola a los Romanos 13:11 y 12:

Y digo esto a ustedes, que conocen el tiempo, que ya es hora de que se despierten del sueño; porque nuestra salvación está ahora más cerca de lo que creemos. Va alta la noche y viene llegando el día. Dejemos, pues, las obras de las tinieblas y revistámonos de las armas de la luz”.

Divulgação

Joubert

Es urgente demostrar que profecía no es sinónimo de flagelo, sino la exposición de las correlaciones entre causa y efecto. Ella es la suma de aquello que realizamos antes, bueno o malo. Es necesario que aprendamos esto para hacer de las profecías un elemento para nuestro progreso consciente, que nos transformemos, con pleno juicio, en agentes de nuestro futuro. No es en vano este comentario del escritor francés Joubert (1754-1824): “Cuando de un error nuestro surge una infelicidad, injuriamos al destino”.

¿Temer al Apocalipsis?

La Ley de Causa y Efecto está siempre presente, para dar a cada uno de acuerdo con las propias acciones. No siempre la vemos actuar de inmediato, porque su actuación es natural, orgánica. Por esto, raras veces logramos percibir su mecánica. A la hora exacta, según el Reloj de Dios, todos recogeremos aquello que sembramos. Por lo tanto, no es con el Apocalipsis que nos debemos prevenir; al contrario, porque, para los que lo leen sin ideas preconcebidas, es un bello recado divino que tiene dos mil años. El terror son los actos humanos desvariados, individuales o colectivos.

________________________
*¹Genoma —
Organización genética total de un Ser.

*²Niños — Las prédicas de Paiva Netto son siempre seguidas por un sorprendente número de niños y jóvenes interesados en conocer bien las enseñanzas que vienen de Dios. El autor de este artículo los trata con mucho respeto y dignidad. Suele afirmar que “el niño no es un objeto de consumo”.

José de Paiva Netto, Director Presidente de la Legión de la Buena Voluntad (LBV), es escritor, periodista, conductor de radio, compositor y poeta brasileño. Además, es miembro efectivo de la Asociación Brasileña de Prensa (ABI, siglas en portugués) y de la Asociación Brasileña de Prensa Internacional (ABI-Inter, siglas en portugués). Afiliado a la Federación Nacional de los Periodistas (FENAJ, siglas en portugués), a la International Federation of Journalists (IFJ), al Sindicato de Periodistas Profesionales del Estado de Rio de Janeiro, al Sindicato de Escritores de Rio de Janeiro, al Sindicato de los Profesionales de Radio de Rio de Janeiro y a la Unión Brasileña de Compositores (UBC). Integra también la Academia de Letras de Brasil Central. Es un autor de referencia internacional en la defensa de los derechos humanos y en la conceptualización de las causas de la Ciudadanía y de la Espiritualidad Ecuménicas, que, según él, constituyen “la cuna de los más generosos valores que nacen del Alma, la morada de las emociones y del raciocinio iluminado por la intuición, el ambiente que abarca todo lo que trasciende el campo común de la materia y proviene de la sensibilidad humana sublimada, como ejemplo de la Verdad, de la Justicia, de la Misericordia, de la Ética, de la Honestidad, de la Generosidad, del Amor Fraterno”.