Daniel, la Fe y el poder de la Oración

Alcione Giacomitti

De la edición revisada y ampliada de mi libro Ciudadanía del Espíritu, que la Editorial Elevação en breve lanzará, les adelanto un fragmento de la entrevista que concedí al escritor Alcione Giacomitti, para su libro Los Pilares de la Sabiduría de un Nuevo Mundo (2001):

Suelo decir que el milagro que Dios espera de los seres humanos (y espirituales) es que aprendan a amarse. Y la Oración es una herramienta poderosa para esa metamorfosis urgente, debido a que la oración es el alimento del Alma; y el Amor, la sustancia de la Justicia y de la Paz. Tanto es verdad que inspiró a Melanchthon (1497-1560), educador y teólogo luterano, esta preciosa manifestación: “Las tribulaciones y las perplejidades me llevan a la Oración; en compensación, la Oración me aparta de esas aflicciones”.

Reprodução BV

Melanchthon

El Profeta Daniel, famoso por la interpretación que hizo del sueño de Nabucodonosor (Libro de Daniel, capítulo 2), por jamás dudar del Señor de los Universos, comprobó tal fuerza oriunda de la convicción suprema en el Padre Celestial. No vaciló inclusive cuando Darío, el Medo, firmó un edicto que condenaba al foso de los leones a los que, durante el período de un mes, adorasen a cualquier Dios u hombre que no fuese el propio rey. En este episodio, vemos que el soberano de Babilonia fue maliciosamente influenciado por sus astutos príncipes, quienes deseaban encontrar alguna infracción en la conducta impecable de aquel que sería promovido a administrador de todo el reino. Esto no impidió que Daniel reverenciara al Creador, orando de rodillas, como hábito, tres veces al día. Denunciado el profeta, por los que cavaban su ruina, Darío, con lamento y pesar, lo sentenció a muerte, aunque intentando, sin éxito, evitar tamaña injusticia. Entonces, agonizó en su palacio, pasando la noche en ayunas. Por la mañana, se dirigió de prisa al lugar del martirio, mostrando testimonio del hecho milagroso.

Reprodução BV

"Daniel interpreta o primeiro sonho de Nabucodonosor", obra de Mattia Preti (1613-1699).

Sin siquiera un rasguño, Daniel alababa: “¡Oh rey, vive para siempre! Mi Dios envió a Su ángel, el cual cerró la boca de los leones, para que no me hiciesen daño, porque ante Él fui hallado inocente; y aun delante de ti, oh rey, yo no he hecho nada malo.

No es necesario describir cuán feliz fue Darío. Y la forma dura y cruel de aquel tiempo, parecido algunas veces a este, hizo que los acusadores del profeta, con sus familias, fuesen lanzados a las garras de los leones.

Después de esto, el rey promulgó un edicto al pueblo para adorar al Dios de Daniel, por ser el Dios vivo que permanece eternamente, cuyo reino no se puede destruir (Daniel, cap. 6).

San Pablo Apóstol escribió que “la Fe es la sustancia de las cosas deseadas, la convicción de hechos que no se ven” (Epístola a los Hebreos, 11:1).

José de Paiva Netto, Director Presidente de la Legión de la Buena Voluntad (LBV), es escritor, periodista, conductor de radio, compositor y poeta brasileño. Además, es miembro efectivo de la Asociación Brasileña de Prensa (ABI, siglas en portugués) y de la Asociación Brasileña de Prensa Internacional (ABI-Inter, siglas en portugués). Afiliado a la Federación Nacional de los Periodistas (FENAJ, siglas en portugués), a la International Federation of Journalists (IFJ), al Sindicato de Periodistas Profesionales del Estado de Rio de Janeiro, al Sindicato de Escritores de Rio de Janeiro, al Sindicato de los Profesionales de Radio de Rio de Janeiro y a la Unión Brasileña de Compositores (UBC). Integra también la Academia de Letras de Brasil Central. Es un autor de referencia internacional en la defensa de los derechos humanos y en la conceptualización de las causas de la Ciudadanía y de la Espiritualidad Ecuménicas, que, según él, constituyen “la cuna de los más generosos valores que nacen del Alma, la morada de las emociones y del raciocinio iluminado por la intuición, el ambiente que abarca todo lo que trasciende el campo común de la materia y proviene de la sensibilidad humana sublimada, como ejemplo de la Verdad, de la Justicia, de la Misericordia, de la Ética, de la Honestidad, de la Generosidad, del Amor Fraterno”.