Jesús derrotó el Dolor

Fuente: Reflexión de Buena Voluntad extraída del libro “Jesus, a Dor e a origem de Sua Autoridade – O Poder do Cristo em nós [Jesús, el Dolor y el origen de Su Autoridad – El Poder del Cristo en nosotros]”, de noviembre de 2014. | Actualizado en 2018.

En mi libro Jesús, el Dolor y el origen de Su Autoridad – El Poder del Cristo en nosotros, les presento una extensa disertación sobre el Dolor y, a partir del extraordinario ejemplo del Cristo, la capacidad de vencerlo. No para sentirnos derrotados por el desaliento, sino para mirar hacia la victoria, ya que los he capacitado para tomar del tormento y, con él, impulsar el coraje.

Por oportuno, destaco hoy aquí el siguiente fragmento:

Mediante el Dolor, el Cristo alcanzó también Su Divina Autoridad. Y no esquivó Su infortunio ni fue derrotado por él en el Supremo Sacrificio de la tortura y de la crucifixión:

—Padre, todas las cosas son posibles para Ti. Aparta de mí esta copa. Sin embargo, si fuera Vuestra Voluntad, que se haga de acuerdo con ella, y no con la mía (Evangelio, según San Marcos, 14:36).

Tela: Arkhip Ivanovich Kuindzhi (1842-1910)

Título da obra: Cristo no Jardim do Getsêmani.

Clayton Ferreira

Ricardo Mário Gonçalves

Reprodução BV

Maestro Shinran

Sobre el desprendimiento del Cristo y Su entrega a la Voluntad del Padre Celestial, así declaró, en una entrevista a la Super Red Buena Voluntad de Comunicación (radio, TV e Internet), el Dr. Ricardo Mário Gonçalves, profesor de Historia Social por la Universidad de São Paulo (USP) y misionero budista de la Verdadera Escuela de la Tierra Pura, orden japonesa fundada en el siglo XIII, por el Maestro Shinran (1173-1263):

—Para el Budismo, la principal experiencia del ser humano a ser vivida sería una experiencia de vaciamiento del ego, de despojarse. Tenemos aquí un texto básico del Apóstol San Pablo con ese concepto. Es la Epístola a los Filipenses, 2:6 al 8. Hablando de Jesús, el Apóstol San Pablo dijo lo siguiente: “Él tenía condición divina y no consideró que el ser igual a Dios como algo a lo que se debía aferrar cuidadosamente, sino que se vació a sí mismo y asumió la condición de siervo, y se hizo semejante a los hombres. Y, hallándose en forma humana, se humilló incluso más y fue obediente hasta la muerte, ¡y muerte de cruz!”. El término central de este pasaje es el vaciar. En el texto griego, encontramos la forma ekénōsen, que viene del verbo kenóō, que significa vaciar, vaciamiento, despojamiento. Entonces, en torno a esa noción, estamos en un terreno que es común al Cristianismo y al Budismo. Yo diría que en ese texto el Apóstol San Pablo presenta a Jesús como un modelo a seguir para aprender el despojamiento. (La negrita es mía.)

Tela: DIck Van Baburen (c.1595-1624)

Título da obra: Cristo lava os pés dos apóstolos.

Es del Educador Celestial la enseñanza básica que ejemplificó Su condición unida a Dios:

—(...) antes, el mayor entre vosotros sea como el menor; y el que dirige, como el que sirve (Evangelio, según San Lucas, 22:26).

Esta es la Política de Dios, ejercida por la Autoridad del Maestro Jesús: el verdadero político es aquel que sirve y que no se sirve. ¿Cuántos ejemplos existirán hoy en el mundo?

Tela: James Tissot (1836-1902)

Destalhe da  obra: A cura de Dez Leprosos.

Como vimos, Jesús se privó de la propia voluntad en beneficio del semejante, pero no dejó de predicar la Doctrina que trajo del Padre Celestial:

—Pero, en cualquier ciudad donde entréis y no os reciban, salid por sus calles, decid: “Aun el polvo de vuestra ciudad que se ha pegado a nuestros pies lo sacudimos contra vosotros. Pero sabed esto: el Reino de Dios se ha acercado a vosotros”.

Jesús (San Lucas, 10:10 y 11)

¿Entendieron?

En mi obra A Missão dos Setenta e o Lobo Invisível [La Misión de los Setenta y el Lobo Invisible], resalto que –aunque no haya sido aceptada por la “ciudad” la Palabra de Jesús– de forma alguna podemos dejar de proclamar lo que vinimos a hacer por Voluntad del Creador.

Jesús persistió más allá del “fin”, porque resucitó y garantizó:

—En vuestra perseverancia, salvaréis vuestras Almas (Buena Nueva, según San Lucas, 21:19).

Tela: James Tissot (1836-1902)

Detalhe da obra: Jesus senta-se à beira-mar e prega.

Ante este pujante ejemplo de dedicación al prójimo, el misionero de Dios necesita comprender el Dolor como instrumento de victoria ante el Cielo, para tener el Poder de reformar la Tierra. A final, el buen trabajador, al integrarse en Dios, recibe, por merecimiento personal, la iluminación de la Autoridad del Cristo, con el fin de transformar a los seres terrenales y Espirituales.

—(...) Porque vosotros sois el Templo del Dios Vivo, como Dios dijo: Habitaré y andaré entre ellos; y Seré su Dios, y ellos serán mi pueblo (Segunda Epístola de San Pablo a los Corintios, 6:16).

José de Paiva Netto, Director Presidente de la Legión de la Buena Voluntad (LBV), es escritor, periodista, conductor de radio, compositor y poeta brasileño. Además, es miembro efectivo de la Asociación Brasileña de Prensa (ABI, siglas en portugués) y de la Asociación Brasileña de Prensa Internacional (ABI-Inter, siglas en portugués). Afiliado a la Federación Nacional de los Periodistas (FENAJ, siglas en portugués), a la International Federation of Journalists (IFJ), al Sindicato de Periodistas Profesionales del Estado de Rio de Janeiro, al Sindicato de Escritores de Rio de Janeiro, al Sindicato de los Profesionales de Radio de Rio de Janeiro y a la Unión Brasileña de Compositores (UBC). Integra también la Academia de Letras de Brasil Central. Es un autor de referencia internacional en la defensa de los derechos humanos y en la conceptualización de las causas de la Ciudadanía y de la Espiritualidad Ecuménicas, que, según él, constituyen “la cuna de los más generosos valores que nacen del Alma, la morada de las emociones y del raciocinio iluminado por la intuición, el ambiente que abarca todo lo que trasciende el campo común de la materia y proviene de la sensibilidad humana sublimada, como ejemplo de la Verdad, de la Justicia, de la Misericordia, de la Ética, de la Honestidad, de la Generosidad, del Amor Fraterno”.