Parece que fue ayer...

Fuente: Jornal de Brasília, edición del 28 de junio de 2011. | Actualizado en mayo de 2018.
Arquivo BV

Alziro Zarur

Tela: Rembrandt (1606-1669)

San Pedro y San Pablo

Estoy celebrando un año más de trabajo en la Legión de la Buena Voluntad (LBV). Amanecía el 29 de junio de 1956 —Día de San Pedro y San Pablo—. Nací en Rio de Janeiro, Brasil. Con 15 años, en un gesto intuitivo, encendí la radio. Estaba en el aire la Radio Tamoio. Vivíamos los festejos de junio. Sorprendido, oí los acordes de ¡Noche de Paz! —de Joseph Möhr (1787-1863) y Franz Grüber (1792-1848)— en un tiempo aún distante de la Navidad. Y pronto vibró la palabra de Alziro Zarur (1914-1979), inolvidable fundador de la LBV. Ese hecho cambió mi vida, así como la de tantos otros que esperaban a alguien que les hablara sobre lo que necesitaban oír respecto de Quién, en el decir de Juan el Bautista, no somos merecedores “de limparLe el polvo de las sandalias”: ¡Jesús! Zarur entonaba el “¡Gloria a Dios en las Alturas, Paz en la Tierra a los hombres de Buena Voluntad!” (Evangelio, según San Lucas, 2:14). En aquel momento sentí como si un rayo descendiera sobre mí, pero sin fulminarme. Por lo contrario: percibí que no soy solo un producto de la carne, puesto que ciertas mentalidades, por ahí, creen y hace creer a otros que este mundo es una carnicería. Tengo Espíritu. No como resultado de combinaciones químicas cerebrales, porque, la inteligencia se sitúa más allá del cuerpo, como si hubiera una mente psíquica fuera del cerebro somático. (...) A partir de aquel momento, lo que se despertó en mí no podía surgir de un pedazo de materia que un día se transformará en rebelión famélica de los gusanos. ¡Ah! ¡Somos algo muy superior, que sintoniza las estrellas! Por lo tanto, es imprescindible tener en nosotros un diapasón que resuene en la grandeza de su melodía. (...) En ese mismo instante, le dije a mi inolvidable madre, Idalina Cecília de Paiva (1913-1994) y, decidido, afirmé: “¡Es con ese que yo voy!”.

Arquivo pessoal

Os saudosos pais, Seu Bruno e Dona Idalina, casal-modelo na Legião da Boa Vontade, sempre deram bons exemplos ao filho, Paiva Netto. Na foto, a singela demonstração de carinho para com o líder da LBV.

Aprendí en estos años de vida legionaria que nadie hace nada solo. En mi 62o aniversario de trabajo en esta Obra —que lucha sin descanso por un mundo mejor y una Humanidad más feliz— comparto también esa fuerza con todos los que, con sus oraciones y apoyo a nuestras iniciativas, forman la gran familia de la Buena Voluntad de Dios.

José de Paiva Netto, Director Presidente de la Legión de la Buena Voluntad (LBV), es escritor, periodista, conductor de radio, compositor y poeta brasileño. Además, es miembro efectivo de la Asociación Brasileña de Prensa (ABI, siglas en portugués) y de la Asociación Brasileña de Prensa Internacional (ABI-Inter, siglas en portugués). Afiliado a la Federación Nacional de los Periodistas (FENAJ, siglas en portugués), a la International Federation of Journalists (IFJ), al Sindicato de Periodistas Profesionales del Estado de Rio de Janeiro, al Sindicato de Escritores de Rio de Janeiro, al Sindicato de los Profesionales de Radio de Rio de Janeiro y a la Unión Brasileña de Compositores (UBC). Integra también la Academia de Letras de Brasil Central. Es un autor de referencia internacional en la defensa de los derechos humanos y en la conceptualización de las causas de la Ciudadanía y de la Espiritualidad Ecuménicas, que, según él, constituyen “la cuna de los más generosos valores que nacen del Alma, la morada de las emociones y del raciocinio iluminado por la intuición, el ambiente que abarca todo lo que trasciende el campo común de la materia y proviene de la sensibilidad humana sublimada, como ejemplo de la Verdad, de la Justicia, de la Misericordia, de la Ética, de la Honestidad, de la Generosidad, del Amor Fraterno”.