Las mujeres y la tecnología a favor de la Paz

Una iniciativa nace victoriosa cuando tiene el apoyo y la decisiva actuación de las mujeres. Nada les es imposible, si están espiritualmente iluminadas con el propósito de mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos, a partir de la justa y fraterna convivencia entre ellos.

 Seguro de esa realidad, saludo a los jefes de Estado y de gobierno y a los representantes de las agencias internacionales, del sector privado y de la sociedad civil presentes en la 62a sesión de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer (CSW, siglas en inglés), que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) promueve en 2018. Es primordial destacar el tema de examen del evento, “La participación de la mujer en los medios de difusión y las tecnologías de la información y las comunicaciones, y el acceso de la mujer a ellos, así como sus repercusiones en el adelanto y la potenciación del papel de la mujer y su utilización con esos fines”.

Todos los participantes en este relevante encuentro podrán conocer, en las páginas de esta revista, un poco de la indispensable alianza entre el protagonismo femenino y la utilización de la tecnología en el trabajo socioeducativo y de comunicación de la Legión de la Buena Voluntad (LBV). Se trata de un ejercicio diario y dinámico, que tiene como objetivo colaborar para reducir el impacto negativo provocado por las desigualdades sociales. Ese lamentable escenario agota las energías y el empeño de los habitantes de cualquier país.

Vivian R. Ferreira

Mi aprecio, por lo tanto, a los que brindan esencial contribución a un nuevo evento, que, además de defender los derechos de las mujeres, valoran el trabajo que estas realizan en el enfrentamiento de los inmensos desafíos contemporáneos.

Plataforma de Paz para el mundo

Siempre es oportuno resaltar que la búsqueda de la Paz mundial y de la efectiva aplicación de los derechos humanos constituye una gigantesca tarea, que debe permanecer como prioridad en nuestros esfuerzos, incluyendo el empleo de la tecnología para aumentar la conciencia de que los actos bélicos no traen beneficio a ninguna nación. No faltan trágicos ejemplos en la historia de la marcha del ser humano en la Tierra. Existe el consenso de que no hay vencedores en una guerra. Ya que tiene como resultado graves daños espirituales, emocionales, psicológicos y materiales; en fin, sufrimientos incalculables, perjuicio cruel, en el que los primeros afectados son las mujeres y los niños. Tampoco podemos cerrar los ojos ante las aterradoras violaciones, que aún flagelan la sociedad, en los territorios conflagrados o no; las brutales “limpiezas” étnicas; los hediondos delitos del racismo y del trabajo esclavo; y otras innumerables atrocidades.

Justin Sutcliffe

Chimamanda Ngozi Adichie

Y, para impedir tanto infortunio, no podemos dejar de incentivar más el lado bueno que todos poseen y “creer profundamente”, como recomienda la célebre escritora nigeriana Chimamanda Ngozi Adichie, “en la capacidad de los humanos para hacer y rehacerse a sí mismos para mejor”.

Átomos de Concordia

Tom Harvey

Richard Feynman

El Nobel de Física de 1965, el norteamericano Richard Feynman (1918-1988) cierta vez preguntó:

―Si en algún cataclismo fuera destruido todo el conocimiento científico y solamente pasara una frase a la generación siguiente de criaturas, ¿cuál enunciado contendría el máximo de información en el mínimo de palabras?

Él mismo elaboró una respuesta:

―Yo creo que es la hipótesis atómica (o el hecho atómico, o como quieran llamarlo), que todas las cosas están formadas por átomos ―pequeñas partículas que se mueven con movimiento perpetuo, atrayéndose unas a otras cuando están separadas por una pequeña distancia, pero repeliéndose cuando se las trata de apretar una contra otra. En esa sola frase, verán ustedes, hay una cantidad enorme de información referente al mundo, si se aplica sólo un poco de imaginación y pensamiento.

De hecho, el átomo carga en sí una gran cantidad de datos y mucho avance para el planeta Tierra. Todavía, mi querido Feynman ―que continúa vivo, pues los muertos no mueren―, para este mundo, hasta ahora vil, hay una palabra que agrega aún más información acerca de los Universos e instaura la permanente armonía en la existencia de ellos, de modo que no busquen la propia destrucción: el Amor.

Y vean qué ironía: hoy, estamos ante un cuadro en el que el mal uso del conocimiento sobre el átomo, es decir, un saber sin el Amor Fraterno puede llevarnos exactamente a un cataclismo nuclear sin precedentes. Esa desproporción de un saber sin alma se evidenció en la revista A Recreativa, de Poços de Caldas, estado de Minas Gerais, Brasil, que registró la siguiente nota, en octubre de 1987:

Enciclopedias: Un periódico inglés observó que, en la primera edición de una conocida enciclopedia, publicada en el año 1768, el vocablo “átomo” era explicado en cuatro renglones, mientras que a la palabra “Amor” le eran dedicadas cinco páginas enteras. En la última edición de la misma enciclopedia, la definición de “átomo” ocupa cinco páginas, y el vocablo “Amor” ni siquiera se menciona.

Tesoros del Alma

Esto revela mucho sobre los rumbos del saber humano y de las tecnologías que de él se derivan y sobre los desequilibrios en diferentes sectores de la sociedad. ¿Qué tal aclarar el importante conocimiento material con las luces divinas del Amor Fraterno, senda segura para conducir a la Humanidad en los tiempos difíciles que ella está construyendo para sí misma? Mientras algunos buscan extraer del átomo su impacto bélico, propongo reflexionar al respecto en la página que publiqué en mi libro Tesoros del Alma (2018), titulada “Átomos de concordia”. En ella argumento que amar con Alma pura es una Ley y, si sabemos cómo vivirla dignamente, nos levantaremos, renovando todo a nuestro alrededor. Es semejante a una explosión de átomos de concordia, iluminación que sucederá, poco a poco, en la medida de nuestra madurez. Por eso, educar con Espiritualidad Ecuménica es transformar, por supuesto para mejor. Cuando el ser humano esté reformado, el planeta estará restaurado. Sin embargo, sabemos muy bien que tan gran éxito no se logra de una hora para otra. Algunos milenios son insignificantes en el cálculo histórico espiritual. La maduración de las mentes requiere esfuerzo, paciencia... Si no creyesen, los que nos precedieron, en la realidad de la victoria delante del camino ¿dónde estaríamos? ¡La Esperanza no muere nunca! Ella es fundamental. Nuestra Esperanza, la cual sugerimos a los corazones de Buena Voluntad, es Jesús Ecuménico, que nos ofrece este mensaje de Paz:

―Nuevo Mandamiento os doy: amaos como Yo os he amado (...) No hay mayor Amor que donar la propia vida por sus amigos (Evangelio, según las anotaciones de San Juan, 13:34 y 15:13).

Tela: Movimento Jesus Mafa - Camarões/África

La Santa Cena, obra de la serie “La vida de Jesús Mafa”, desarrollada en la República de Camarones, en la década de 1970. Fue pintada por la artista plástica Bénédite de la Roncière, inspirada en el pasaje del Evangelio del Cristo, según San Juan, capítulos de 13 a 17.

Con Él, podemos aprender que el Amor Universal no es un sueño irrealizable.

La web, la Educación y el Poder

En mi columna, el 3 de marzo de 2015, en el Jornal de Brasília, de la capital federal de Brasil, escribí que no es novedad que Internet se convirtió en una herramienta indispensable en nuestra rutina. Al acceder a ella, se derriban fronteras antes invencibles para la mayoría de los ciudadanos. Sin embargo, he advertido —también para el buen uso del medio cibernético— que Educación es poder. Sin la debida enseñanza, aliada a los valores de la Espiritualidad Ecuménica, el manejo de ese influyente recurso puede ser desastroso. Por esto, urge intensificar eficientes prácticas de orientación, desde la infancia, con el fin de que ese progreso extraordinario no se vuelva contra los propios usuarios y no sea, por consecuencia, en detrimento de la comunidad entera.

La Ciencia, la tecnología y el diferencial femenino

La ilustre educadora, periodista, poetisa y filántropa brasileña Anália Franco (1853- 1919), fuerte defensora del derecho a la educación de las mujeres y niñas, declaró:

―Es una necesidad de la sociedad recuperar con ventaja el beneficio que la Humanidad perdió. Tenemos mucha fe en los esfuerzos de la mente humana en favor de la educación de la juventud, único medio para la regeneración futura. No es solo puliendo las inteligencias que se reformarán las generaciones; es necesario penetrar en el sentimiento y fortalecer el corazón.

Reprodução BV

Anália Franco

Además, Anália Franco rompió barreras, valiéndose del espíritu asociativo, para proporcionar abrigo, instrucción y acceso al trabajo digno a los desheredados de la suerte. Instituyó una importante red de protección a la mujer y a los huérfanos. En la defensa de la mujer, protagonizó, con el Álbum das Meninas ―revista literaria y educativa lanzada por ella, el 30 de abril de 1898―, la difusión de ideas de libertad y de igualdad de género, de ingreso de la mujer a las enseñanzas básica y profesional, y de su consecuente participación efectiva en el mercado de trabajo, de su destacado papel como guardiana y gestora de la educación de las nuevas generaciones, además del concepto de empoderamiento femenino para el necesario cambio en la sociedad de su tiempo.

Reprodução BV

Madame Marie Curie

Reprodução BV

 Robert Millikan

Madame Marie Curie (1867-1934), notable científica polaca, primera mujer en recibir el Premio Nobel y única personalidad en conquistarlo en áreas científicas diferentes (Nobel de Física de 1903 y de Química de 1911), fue reconocida no solo por sus esfuerzos y sacrificios incontables en favor del progreso científico, en la pionera investigación sobre radioactividad, que le costó la propia vida. Cuando falleció, el periódico The New York Times la denominó “mártir de la Ciencia” que “contribuyó más para el bienestar de la Humanidad”. El Nobel de Física de 1923, Robert Millikan (1868-1953), en esa época presidente del Instituto de Tecnología de California (Caltech), en nota añadió:

―A pesar de estar constantemente absorbida por su trabajo científico, ella dedicó mucho de su tiempo a la causa de la Paz.

Esa brillante mujer, de cuyos descubrimientos surgieron significativas tecnologías para el campo de la Medicina, de lo alto de su perseverancia y espíritu humanitario concluyó:

No se puede pretender construir un mundo mejor sin que antes mejoren los individuos. De ahí que cada uno de nosotros deba esforzarse para mejorar, al tiempo que se comparte la responsabilidad por el conjunto de la humanidad. (La negrita es nuestra.)

Callar las siniestras voces de las armas

Reflexiones del Alma

Con la fuerza educativa de las mujeres y de las madres, utilicemos los recursos tecnológicos disponibles y los que serán aún creados por la audacia humana para persistir trabajando en el camino de la Paz y de la Justicia.

En mi libro Reflexiones del Alma (2016), afirmé que, si no desistimos de luchar por el Bien, llegará un día en que finalmente las armas tendrán sus siniestras voces acalladas. En este milenio, que considero el de las mujeres, aunque tarde, los seres humanos comprenderán que la esencia del poder no se encuentra de forma egoísta en ellos mismos, sino en el espíritu de Solidaridad, que a todos debe hermanar. Falta mucho por hacer. Las futuras generaciones esperan de nosotros actitudes más osadas. Si esa tarea es difícil, ¡comencemos ayer!

José de Paiva Netto, Director Presidente de la Legión de la Buena Voluntad (LBV), es escritor, periodista, conductor de radio, compositor y poeta brasileño. Además, es miembro efectivo de la Asociación Brasileña de Prensa (ABI, siglas en portugués) y de la Asociación Brasileña de Prensa Internacional (ABI-Inter, siglas en portugués). Afiliado a la Federación Nacional de los Periodistas (FENAJ, siglas en portugués), a la International Federation of Journalists (IFJ), al Sindicato de Periodistas Profesionales del Estado de Rio de Janeiro, al Sindicato de Escritores de Rio de Janeiro, al Sindicato de los Profesionales de Radio de Rio de Janeiro y a la Unión Brasileña de Compositores (UBC). Integra también la Academia de Letras de Brasil Central. Es un autor de referencia internacional en la defensa de los derechos humanos y en la conceptualización de las causas de la Ciudadanía y de la Espiritualidad Ecuménicas, que, según él, constituyen “la cuna de los más generosos valores que nacen del Alma, la morada de las emociones y del raciocinio iluminado por la intuición, el ambiente que abarca todo lo que trasciende el campo común de la materia y proviene de la sensibilidad humana sublimada, como ejemplo de la Verdad, de la Justicia, de la Misericordia, de la Ética, de la Honestidad, de la Generosidad, del Amor Fraterno”.