El suicidio no termina con la vida

Todos somos Espíritus eternos, incluso estando aquí en la Tierra. Por eso, cuando llegue la hora de morir, dejaremos el cuerpo material y seguiremos todavía vivos en otras dimensiones, esferas, colonias espirituales, u otros lugares con los que se nombra al Mundo Espiritual. Es decir, nada muere; ni el Espíritu, ni la materia. Por eso, el suicidio tampoco logrará interrumpir la vida de nadie, mucho menos solucionar los problemas...

shutterstock

¿Quiere conocer más sobre este tema? ¡Lea algunos fragmentos del libro Tesoros del Alma, del escritor Paiva Netto, y comprenda algunos hechos de la vida después de la muerte!

 + QUIERO RECIBIR UNA MUESTRA GRATIS DEL LIBRO 

“La muerte no es el fin”

¿Alguna vez oyó la famosa afirmación del químico francés Antoine Lavoisier (1743-1794): “En la naturaleza nada se crea, nada se pierde, todo se transforma”? ¿Ya se detuvo a pensar sobre eso? Cuando morimos no desaparecemos simplemente, nuestro cuerpo se transforma en millones de microrganismos que van a generar otras vidas. La vida continúa, solo que de una forma distinta.

¡Pero, cuidado! Porque eso no significa que podamos pensar: “Bien, ya que no voy a morir puedo matarme e ir a un lugar mejor”; ¡eso es una ilusión! Saber que existe la Vida Eterna no puede ser un camino para el suicidio.

La muerte no interrumpe la Vida. En la Tierra o en el Cielo de la Tierra, persistimos en continuar la existencia perenne. No obstante, es necesario reforzar nuestro esclarecimiento acerca del suicidio: esa conciencia de la Eternidad jamás puede verse como justificativa para él. Es una afrenta al Creador y a la propia criatura. Mis Hermanos, mis Hermanas, permitidme también afirmar: la ofensa al Poder Divino de la Vida Eterna tiene peores consecuencias para todo aquel que infrinja las Sagradas Leyes de la existencia en el Universo. Por esto, no se suicide, ¡vivir es mejor! ”.

 “¡No se suicide, porque usted seguirá vivo!”

Shutterstock

El que piensa que el suicidio puede ser la solución para los problemas, se equivoca. Además de permanecer vivo, el individuo creará para sí mayor dolor del que tenía cuando estaba en la Tierra; sin contar el gran sufrimiento que vendrá como consecuencia del suicidio practicado, tanto para la persona, como para sus familiares y amigos.

El autor de Tesoros del Alma explica que quien comete ese acto “sufrirá continuamente los graves efectos del suicidio (...). Parece cosa de película de terror, pero no lo es. Se trata de la más pura verdad. Por esto, ‘la muerte huirá de ellos’ (Apocalipsis, 9:6). Esto es, pensando que mueren, los que se suicidan permanecerán vivos, más vivos que nunca, sumando a los angustiantes dolores antiguos (si es que eran tan crueles como los imaginaban) los dolores nuevos”. 

Entonces, nunca piense que el suicidio es una forma de huir de los problemas, mucho menos una manera de estar más cerca de las personas queridas que ya murieron. Créalo: Al suicidarse quedará más lejos de ellos, porque estará trasgrediendo la Ley de la Vida. Como vimos en el fragmento citado, “la ofensa al Poder Divino de la Vida Eterna tiene peores consecuencias para todo aquel que infrinja las Sagradas Leyes de la existencia en el Universo”. ¡Eso es muy serio! Si Dios nos concedió la Vida en la Tierra para que pudiéramos crecer, desarrollarnos y evolucionar, no nos cabe a nosotros interrumpir esa Planificación Divina. Solo Dios sabe el momento exacto en el que debemos partir para el Mundo Espiritual.

El gran secreto de la vida...

“Saber prepararse para la muerte, o Vida Eterna” es la clave para una existencia feliz. Cuando, por ejemplo, vivimos respetando las Leyes Divinas, cuidando de nuestro cuerpo y de la salud de nuestro Espíritu, practicando buenas acciones, dando buenos ejemplos a quienes nos rodean, estamos preparándonos para la Vida Eterna. Así, cosecharemos las buenas semillas que plantamos diariamente, y llegaremos más felices y tranquilos a las dimensiones espirituales elevadas, después de la muerte. Como reafirma Paiva Netto: “Quien sabe amar hace nacer de dentro de sí todos los talentos de Dios”.

Entonces, ¿quiere encontrar fuerzas para superar todos los desafíos y descubrir los tesoros que nacen de su Espíritu eterno? Lea y encuentre las respuestas en las páginas del libro Tesoros del Alma. Es una muy buena opción de lectura para profundizar sobre la existencia de la vida después de la muerte, las graves consecuencias espirituales del suicidio, además de muchas reflexiones y artículos sobre nuestro origen espiritual: quiénes somos, cuáles son las capacidades espirituales que poseemos, y cómo podemos vencer los grandes problemas sociales, a partir de esos valores que llevamos en nuestra Alma.

¡El suicidio es un tema de todos!

El suicidio es un problema muy serio de salud pública mundial y, principalmente, espiritual. Dese el beneficio de la duda y experimente leer sobre este tema bajo una perspectiva diferente.

Es importante conocer los aspectos que se relacionan con este tema, para saber cómo auxiliar a quien lo necesita. ¡Si usted no está pasando por esta situación, pero conoce a alguien que necesita consuelo y esclarecimiento espiritual, no pierda la oportunidad de ayudarlo!